Pages Navigation Menu

Blog colectivo con escritores sumamente ociosos, tratando temas diversos como Anime, Videojuegos y cualquier cosa que se les ocurra...

El Castillo Errante de Howl – Capitulo 4

El castillo Errante de Howl capitulo 4
El castillo Errante de Howl capitulo 4

¡Por fin!, ¡Por Fin!, después de hacerlos esperar tanto tiempo aquí les traigo el cuarto capítulo. Mis más sinceras disculpas por la espera pero entre cumpleaños, mudanzas y contrataciones de Internet se me fue el tiempo y no pude ponerlo antes, pero les prometo que el quinto no se tardará tanto en ser publicado… Bueno Bueno, aquí les dejo los enlaces a los capítulos anteriores y el cuarto capitulo, disfrútenlo y comenten..!!

CAPITULO 4: En el cual Sophie descubre varias cosas extrañas.-

Cuando Sophie despertó, había luz de día sobre ella, ya que Sophie no recordaba haber visto ninguna ventana en el castillo, su primer pensamiento fue que se había quedado dormida decorando sombreros y soñado que dejaba su casa. El fuego frente ella se había reducido a carbón rojizo y cenizas blancas, lo cual la convenció de que había soñado que allí habitaba un demonio de fuego. Sin embargo, apenas se movió se dio cuenta que había una cosa que definitivamente no había sido un sueño, todos sus huesos tronaron.

“¡Ouch!”, exclamó. “¡Me duele todo el cuerpo!”. La voz que habló era debil y ronca, posó sus delgadas manos en su rostro y sintió arrugas, en ese momento descubrió que había estado en shock todo el día anterior. Estaba muy molesta con la bruja de Waste por hacerle esto, enorme y monumentalmente molesta. “¡Entrando a las tiendas y volviendo a las personas ancianas!, ¡Oh que no le voy a hacer a esa bruja!”, exclamó.

Su enojo la hizo saltar en un concierto de tronidos y fue cojeando hacia la inesperada ventana, estaba sobre la mesa de trabajo. Para su sorpresa la vista desde allí era la de un puerto, podía ver una calle despavimentada que iba en bajada bordeada de casas de aspecto pobre y mastiles destacandose detras de los tejados. Detrás de los mastiles podía ver un reflejo del mar, lo cual era algo que nunca antes había visto.

“¿Dónde estoy?”, Sophie le preguntó al esqueleto que estaba en la mesa. “No espero que me respondas eso amigo”, agregó deprisa, recordando que este era el castillo de un mago y se dió la vuelta para observar el resto del cuarto.

Era un cuarto pequeño, con pesadas vigas negras en el techo, a la luz del día se veía extremadamente sucio, las piedras del piso estaban manchadas y grasosas, la ceniza estaba apilada junto a la chimenea y había telarañas colgando de las vigas. Sophie sacudió distraidamente una capa de polvo que había sobre el esqueleto y fue a echar un vistazo al lavabo junto a la mesa de trabajo. Se estremeció con las sustancias de aspecto gelatinoso de colores rosa, gris y blanco que chorreaban del grifo, Howl obviamente no se preocupaba que sus sirv ientes vivieran en la inmundicia.

El resto del castillo debía estar detrás de alguna de las cuatro puertas negras que había alrededor del cuarto, Sophie abrió la mas cercana, al final de la pared detrás de la mesa de trabajo. Había un gran baño detrás de ella, en algunas cosas era el tipo de baño que conseguirias en un palacio, lleno de lujos como lo era una bañera inmensa con patas en forma de garra y espejos en cada pared, pero estaba aún mas sucio que el otro cuarto. Sophie pasó la taza, dió un respingo al ver el color de la tina, observando una planta verde creciendo en la ducha y evitó facilmente observarse en los espegos ya que el vidrio estaba cubierto con gotas y manchas de sustancias innombrables, las cuales estaban apretujadas en un estante bastante largo encima de la bañera, estaban en frascos, cajas, tubos y cientos de paquetes marrones y bolsas de papel. El frasco mas grande tenía un nombre, decía PODER DE SECADO en letras torcidas. Sophie tomó un empaque al azar, decía PIEL, lo regresó rapidamente a su lugar, otro frasco decia OJOS en la misma letra torcida, un tubo tenia PARA DETERIORAR escrito.

“Parece funcionar”, murmuró Sophie observando el lavabo estremeciendose. El agua salió cuando le dió vuelta a una llave azul verdosa que parecía ser de latón y lavó un poco del producto para deteriorar del lavabo. Sophie se lavó las manos y la cara en el agua sin tocar el lavabo, pero no tuvo el coraje para usar el PODER DE SECADO, sino que se secó con su falda y salió hacia la siguiente puerta.

Esa puerta abrió hacia unas escaleras de madera, Sophie escuchó a alguien moviendose arriba y cerró la puerta apresuradamente, parecía conducir a una especie de desván de todas formas. Cojeó hasta la proxima puerta, para entonces ya se movia mucho mejor, definitivamente si era una mujer sana como había sospechado el día anterior.

La tercera puerta iba hacía un patio trasero muy pequeño con altas paredes de ladrillo, allí había una gran reserva de troncos, y largos y puntiagudos trozos de lo que parecía ser chatarras, llantas, cubetas, laminas de metal, cables, todo amontonado casi hasta la punta de las paredes. Sophie cerró esa puerta también bastante sorprendida, porque ese patio no parecía combinar con el castillo en absoluto, no se veía nada del castillo sobre las paredes de ladrillos, Sophie pensó que esta parte del castillo estaba en el lado donde la pared invisible la había detenido la noche anterior.

Abrió la cuarta puerta y resultó ser solo un cuarto de escobas, con dos elegantes capas llenas de polvo colgando de las escobas. Sophie la cerró de nuevo lentamente, la única puerta que quedaba era la que estaba junto a la ventana, y esa era la puerta por la que había entrado el día anterior, cojeó hacia ella y cuidadosamente la abrió. Se quedó un momento observando hacia afuera viendo las colinas moviendose lentamente, sintiendo el viento en su poco cabello y escuchando el crujido de los grandes bloques negros a medida que el castillo se movía. Cerró la puerta y fue hasta la ventana, y allí estaba el puerto marino de nuevo, no era una foto, una mujer había abierto la puerta de la casa de al frente y estaba barriendo polvo hacía la calle. Detrás de esa casa una vela de lienzo color gris estaba alterando una manada de gaviotas que volaban en circulos sobre el brillante mar.

“No entiendo”, le dijo Sophie al esqueleto humano, luego como vio que el fuego parecía casi extinto, le colocó un par de troncos y sacudió un poco de cenizas.

Llamas verdes treparon sobre los troncos, pequeñas y rizadas apareciendo un rostro azul con encendido cabello verde. “Buenos días”, dijo el demonio de fuego. “No olvides que tenemos un trato”.

Así que nada había sido un sueño, a Sophie no le gustaba llorar, pero se sentó un buen rato en la silla observando al borroso demonio de fuego y no le presto mucha atención a los sonidos de Michael despertándose hasta que lo encontró junto a ella luciendo avergonzado y un poco exasperado.
“Sigues aquí”, le dijo. “¿Hay algún problema?”.

Sophie suspiró. “Soy vieja” comenzó.

Pero era exactamente como la bruja había dicho y el demonio de fuego había adivinado. Michael dijo alegremente. “Bueno, eso nos pasa a todos en su tiempo. ¿te gustaría algo para desayunar?”.

Sophie descubrió que era una mujer bastante sana, después de solo comer pan y queso a la hora del almuerzo el día anterior estaba muy hambrienta. “¡Si!”, dijo y cuando Michael fue al closet de la pared, saltó de su silla y fue a curiosear detrás de su hombro para ver que había de comer.

“Me temo que solo hay pan y queso”, dijo Michael un poco rigido.

“¡Pero si hay una canasta entera de huevos allí! y ¿no es eso tocino?, ¿qué te parece una bebida caliente?, ¿dónde esta tu tetera?”

“No hay ninguna, Howl es el único que puede cocinar”

“Yo puedo cocinar, pásame ese sartén y te enseñaré”.

Se estiró para tomar el sartén a pesar de que Michael trataba de advertirle. “No entiendes, es Calcifer, el demonio de fuego. No se agacha para que nadie cocine sino Howl”.

Sophie se volteó a ver al demonio, el cual destelló en respuesta. “Me niego a ser explotado”. le dijo.

“Quieres decir”, le dijo Sophie a Michael. “que ¿debes arreglartelas sin ni siquiera una bebida caliente al menos que Howl este aquí?”. Michel asintió avergonzadamente. “¡Entonces tu eres el que esta siendo explotado!” dijo Sophie. “Dame eso aca”, le arrancó el sartén de las manos a Michael, colocó el tocino en el, tomo una cuchara de madera y la cesta de huevos y marchó con las cosas hacía la chimenea. “Bien Calcifer”, le dijo, “Paremos esta locura, agacha tu cabeza”.

“¡No puedes obligarme!”, dijo el demonio.

“¡Oh, si, claro que puedo!”, le respondió Sophie con la ferocidad que seguido había detenido a sus dos hermanas en plena pelea. “Sino lo haces te echare agua encima, o quizás tome unas pinzas y te quite el par de troncos que tienes”, se arrodilló junto a la chimenea mientras susurraba “O puedo retractarme de nuestro acuerdo, o decirle a Howl acerca de lo que me dijise, ¿Qué te parece?”.

“¡Oh Maldición!”, escupió Calcifer, “¿Por qué la dejaste entrar Michael?”. Obedientemente agachó su cabeza hacía adelante hasta que todo lo que se podía ver de el era un circulo de rizadas llamas verdes danzando sobre los troncos.

“Gracias”, le dijo Sophie y colocó el pesado sartén sobre las llamas para asegurarse que Calcifer no se levantara de nuevo.

“Espero que se queme tu tocino”, Dijo Calcifer debajo del sartén.

Sophie colocó rodajas de tocino sobre el sartén, estaba bien caliente, el tocino salpicó y Sophie tuvo que enrollarse la falda en la mano para poder sostener el sartén. La puerta se abrió pero ella no se dio cuenta por el ruido del tocino friéndose. “No seas tonto”, le dijo a Calcifer ” quédate tranquilo porque quiero romper los huevos”.

“¡Oh!, Hola Howl”, dijo Michael un poco desesperado.

Sophie se dio la vuelta rápidamente y se le quedó viendo, el alto joven en un maravilloso traje azul y plata que acababa de entrar se detuvo en medio del acto de colocar su guitarra en la esquina, se retiró su delicado cabello de sus extraños ojos verdes como cristal y la miró de vuelta. Su larga y angular cara estaba perpleja.

“¿Quién demonios eres tu?”, dijo Howl. “¿Dónde te he visto antes?”.

“Soy una completa extraña”, mintió Sophie firmemente, después de todo Howl la había conocido hace mucho tiempo cuando la había llamado ratón, lo cual entonces era casi cierto. Debería estar agradeciendo a las estrellas por el afortunado escape que tuvo entonces, pero su principal pensamiento en ese momento era que el mago Howl era solo un joven en sus veintes, ¡Con lo malvado que es!. Hacía una gran diferencia el ser vieja, pensó mientras volvía su mirada al tocino en el sartén. Hubiera preferido morir antes de dejarle saber a este extravagante chico que era la chica a la que le había tenido lastima el día del trabajador.

“Dijo que su nombre es Sophie”, dijo Michael. “llegó anoche”.

“¿Cómo hizo que Calcifer se agachara?”. Preguntó Howl

“¡Me sometió!”, dijo Calcifer con una voz lastimera debajo del sartén.

“No muchas personas pueden hacer eso”, dijo Howl pensativamente. Terminó de colocar su guitarra en la esquina y se acercó a la chimenea, el olor de Jacinto mezclado con el olor del tocino le llegó a Sophie mientras la empujaba a un lado. “a Calcifer no le gusta que nadie mas que yo cocine en el”, dijo arrodillándose mientras se enrollaba una larga manga en su mano para sostener el sartén. “Pásame otras dos rebanadas de tocino y seis huevos por favor, y dime para que has venido”.

Sophie se quedo viendo la joya azul que colgaba de la oreja de Howl y le paso un huevo tras otro. “¿Para qué vine joven?”, dijo, era obvio después de lo que había visto en el castillo “He venido porque yo soy su nueva señora de limpieza, por supuesto”.

“¿Lo es?”, dijo Howl rompiendo los huevos con una mano y tirando las cáscaras en los troncos donde Calcifer parecía estarlos comiendo con bastante ruido. “¿Quién dice que lo eres?”.

“Yo lo digo”, dijo Sophie, y agrego “puedo limpiar la suciedad de este castillo aún si no puedo limpiarte a ti de tu maldad, joven”.

“Howl no es malvado”, dijo Michael.

“Si lo soy”, lo contradijo Howl. “Te olvidas que tan malvado estoy siendo en este momento Michael”. Se volteó hacia Sophie. “Si tanto deseas ser de utilidad mi buena mujer, encuentra algunos cubiertos y limpia la mesa”.

Había sillas altas debajo de la mesa de trabajo. Michael las estaba sacando para sentarse y echando a un lado todas las cosas que había en la mesa para hacer espacio para algunos cubiertos que había sacado de un cajón a un lado de la mesa, Sophie fue a ayudarlo. No esperaba que Howl le diera la bienvenida claro, pero hasta ahora no había accedido ni se había negado a dejar que se quedara mas allá del desayuno, como Michael no parecía necesitar ayuda, Sophie fue hasta su bastón y lenta y notoriamente lo guardó en el clóset de las escobas, cuando esto no logro llamar la atención de Howl dijo, “Puede tenerme por un mes de prueba, si así lo quiere”.

El mago Howl no dijo nada mas que “Platos por favor Michael”, y se levantó sosteniendo el humeante sartén. Calcifer se levantó con un rugido de alivio y se colocó en lo mas alto de la chimenea.

Sophie hizo otro intento para lograr que Howl dijera algo de su situación “Si voy a limpiar por el resto del mes, me gustaría saber donde está el resto del castillo, solo puedo encontrar este cuarto y el baño”.

Para su sorpresa tanto Michael como Howl se rieron estrenduosamente.

No fue sino hasta casi terminar su desayuno que Sophie descubrió que era lo que los había hecho reír. No solo era difícil hacer que Howl respondiera una pregunta, aparentemente le disgustaba que se las hicieran, Sophie se dio por vencida y comenzó a preguntarle a Michael en vez de a Howl.

“Respóndele”, dijo Howl, “así se detendrá su persistencia”.

“No hay nada mas del castillo”, dijo Michael, “Excepto lo que has visto y dos dormitorios arriba”.

“¿qué?” exclamó Sophie.

Howl y Michael se rieron de nuevo. “Howl y Calcifer inventaron el castillo”, explicó Michael. “Y Calcifer lo mantiene en movimiento. Lo de adentro es realmente la vieja casa de Howl en Portheaven, lo cual es la única parte real”.

“¡Pero Portheaven esta a muchas millas por el mar!”, dijo Sophie. “¿qué pretendes al tener este grande y feo castillo corriendo por las colinas y matando del susto a todos en Market Chipping?”.

Howl se encogió de hombros. “¡Que mujer tan sincera eres!, verás, he llegado a esa etapa en mi carrera donde necesito impresionar a todos con mi poder y maldad. No puedo permitir que el rey piense bien de mi y el año pasado ofendí a alguien muy poderoso y necesito mantenerme fuera de su camino”

Parecía una forma muy extraña de evitar a alguien, pero Sophie supuso que los magos tienen estándares diferentes que el resto de las personas, pronto descubrió que el castillo tenía otras peculiaridades. Habían terminado de comer y Michael estaba apilando los platos en el fregadero junto a la mesa cuando se escuchó que golpearon fuertemente la puerta.

Calcifer se levantó gritando “¡Puerta de Kingsbury!”

Howl, que estaba yendo hacia el baño, fue a la puerta, había un pomo cuadrado y de madera encima de la puerta, justo en la cerradura con un toque de pintura en cada uno de sus cuatro lados, en ese momento estaba una marca verde en el lado que estaba abajo, pero Howl le dio la vuelta al pomo para que quedara el lado rojo abajo antes de abrir la puerta.

Afuera había un personaje usando una tiesa peluca blanca y un amplio sombrero encima, estaba vestido en escarlata, púrpura y oro, sostenía un asta decorada con lazos, hizo una reverencia. Esencia de tréboles y naranja soplo dentro del cuarto.

“Su majestad el rey presenta sus elogios y envía el pago por dos mil pares de botas de siete leguas”, dijo esta persona.

Detrás de el, Sophie pudo ver un carruaje esperando en una calle llena de lujosas casas, decoradas con esculturas, todo de un esplendor que Sophie apenas había imaginado. Lamentó que le tomara tan poco tiempo a la persona afuera de la puerta en entregar una larga bolsita de seda y a Howl tomarla, hacer otra reverencia y cerrar la puerta. Howl volvió a poner el pomo como estaba antes y guardó la larga bolsa en su bolsillo. Sophie vio los ojos de Michael seguir la bolsita de una manera preocupada.

Howl fue directo al baño, luego grito, “Necesito agua caliente Calcifer” y se fue por mucho mucho tiempo.

Sophie no pudo soportar la curiosidad “¿Quién era ese en la puerta?, le preguntó a Michael, “o mejor dicho ¿dónde era eso?”.

“Esa puerta da Kingsbury”, dijo Michael “donde vive el rey, creo que ese hombre era el empleado del canciller y…” le dijo preocupadamente a Calcifer “Ojala no le hubiera dado a Howl todo ese dinero”.

“¿Howl va a dejar que me quede aquí?”, preguntó Sophie

“Si lo va a hacer no vas a lograr que te lo diga”, respondió Michael, “Odia que le hagan responder cualquier cosa”.

468 ad
  • Alma
    Muchisimas gracias,de nuevo y por favor no te disculpes, esta espera fue fructifera, espero y todos tus pendientes esten resueltos y que ya estes felizmente instalada y pues felicidades a quien haya cumplido años. La traduccion que estas haciendo esta increible y el libro de lo mejor, ahora si me declaro asidua al ocio y me encanta ociotakus. saludos
  • Muchas gracias por la traduccion isiux, ya no puedo esperar el siguiente capitulo.
  • Kakashi
    Gracias Isiux, ya llvaba rato pero finalmente lograste colocar el 4 capitulo, ya con este, van 4 falta el otro, ya lo quiero. :tonge_wimk_ee:
    Avisa si estas ocupada y si el tro se demora para estar mas atentos.
    Saludos.
  • Jajaja gracias, Alma fue mi cumpleaños la primera semana de mayo :P por eso esa semana me dedique a la vagancia, luego se complico lo de la mudanza pero pues ya estoy en mi nueva ociomorada jajajaja..

    El quinto ya esta en progreso asi que en una semana maximo dos (y eso si algo gravisimo ocurre) estará publicado, asi que no se impacienten ;)

  • mery
    queria darte infinitas gracias… hace tiempo que busco la traducción. intente traducirlo yo misma… pero fue un intento bastante lamentable jeje. soy demasiado lenta y me desespero. te pongo como una de mis páginas favoritas ¡¡¡graciaaaaas¡¡¡
  • amviana
    Muuuuuchas gracias estoy impaciente por el siguiente capitulo, nada que ver con la peli (que por cierto es muy buena) pero mas emocionante leer el libro que es tan dificil de encontrar…saludos!!
  • Kakashi
    Isiux, que bien, ahora ya tengo algo mas aunque no mucho, yo estoy esperando mas capitulos para empezar a leerla en serio pero de resto todo va bien, y pues estoy un poco preocupado por lo que dices que hay un algo gravisimo, ojala no nos afecte mucho.
    De nuevo gracias, y saludos :tongue_wink_ee:
  • Kakashi
    Hola Isiux, ya se que es muy pronto, y no se si sea canson o algo, pero nos darias una pista de cuanto falta para el otro, si es mucho no hay problema, puedo esperar.
    Saludos
    A :)
    Todos ;)
    de :rolleyes_ee:
    mi parte :tongue_wink_ee:
  • hitaru
    Porfavor, ojala pronto publiques el capi. 5, ya que varios queremos leer la continuación.

    Gracias… salu2

  • Hibiki
    De verdad muchas Gracias Isiux la traduccion la estas haciendo de lo mejor y me encanta el libro..tenia mucho tiempo esperando este capitulo….oye una pregunta:
    cuantos capitulos tiene en total?
  • Hola Hola, muchas a gracias a todos por sus comentarios.. realmente me suben los ánimos :D

    Yo se que ya quieren leer el próximo capitulo, yo también ya quiero publicarlo..!! pero ahora ando trabajando en un proyecto personal y me roba bastante tiempo, entonces tengo que traducir un poco mas lento, el cap 5 va traducido mas de la mitad así que no se desesperen que no me he olvidado de ustedes..!!!

    No me manden a matar ni nada jajaja.. O_O ya viene ya viene..!!! y para los interesados en saber son 21 capítulos.. así que tendrán más Isiux traduciendo para rato ;)

    Saludosss..!!!!

  • Kakashi
    Que bien, al menos ya diste signos de vida por estos lados, eso es ciero, la traduccion va muy bien, ademas con el libro que es uno de so que mas me ha gustado leer, muy bueo :smirk2_ee: .
    Saludos Isiux .. :lol_ee:
  • Voy a empezar a leer esto, apenas vi la película y quedé impresionado. :o
  • bueno la verdad es ke aunque la acabo de ver solo se ke esta hermosisisisima yo la recomiendo por ke vale la pena verlo espero ke les guste y tener mi cuarto lle na de cosas de howl ya ke es un amor
Kyplex Cloud Security Seal - Click for Verification